El usuario, el eslabón más débil en la cadena de la Seguridad TIC en la empresa

Por muchas medidas de seguridad informática que implementemos en una empresa siempre existirá el riesgo de que una inadecuada intervención humana provoque un caos. Excluyendo los casos de actuaciones intencionadas (que las hay), el desconocimiento de los riesgos y su alcance mantiene la seguridad de cualquier empresa en la cuerda floja: un simple “clic” de ratón puede suponer una importante parada en la actividad de la empresa y eso se traduce en pérdida económica.

Todos conocemos casos en los que alguien ha atendido un correo y ha pulsado en un enlace o ha abierto un documento adjunto sin saber exactamente qué era lo que estaba haciendo; eso desencadenaba la descarga y ejecución de un malware del tipo que fuera y el resultado no es agradable.

Los atacantes utilizan la “ingeniería social” para conseguir que pulsemos ese enlace o abramos el adjunto… mensajes del tipo “confirme su devolución de Hacienda de 1200 €” o “abra el adjunto con su factura de suministro eléctrico de 1800 €” son habituales y mucha gente cae.

Por eso queremos centrar parte de nuestros esfuerzos en ofrecer a nuestros clientes y sus plantillas una formación básica en ciberseguridad, de manera que puedan hacer frente a amenazas como estas y muchas otras. Periódicamente se actualizará los contenidos de la formación, adaptándolos a las nuevas variantes de ataques posibles.

Ofrecemos diferentes modalidades, siempre personalizadas: se estudia la actividad de la empresa y los posibles riesgos, teniendo también en cuenta las características del personal que utiliza los sistemas informáticos. Podemos ofrecer formación presencial o formación y evaluación contínuas desde plataforma digital; esta última opción proporciona valiosos reportes para la empresa,

Formar a los usuarios de sistemas fortalecerá el eslabón más débil de la
cadena de seguridad IT de su empresa